viernes, 24 de agosto de 2012

El circuito de la comunicación.

¿SOS DOCENTE? 

 ¿QUERÉS COMPARTIR 
UNA NOCHE DE VINO
MÚSICA Y VARIETÉ 
TEATRAL? 




El circuito de la comunicación fue diseñado por el lingüista ruso Roman Jackobson (1896-1982) con el objeto de describir el proceso comunicativo. Todo acto comunicativo, desde el más simple hasta el más complejo consta de los siguientes elementos: emisor, mensaje, receptor, referente, código, canal y retorno.

 EMISOR: es aquel que tiene la intención de genera un mensaje. Como tiene que ver con la voluntad, solo pueden ser emisores de mensajes el ser humano o algunos animales muy evolucionados (y aun así solo pueden emitir mensajes muy simples en códigos no lingüísticos), pero nunca un objeto. Un semáforo que nos indica que podemos avanzar o detenernos no es emisor de esos mensajes ya que es un robot programado sin voluntad propia. ¿De quién partió la intención  de que en ese esquina se transmitan esos mensajes? Del intendente o de la municipalidad, si se quiere. Las instituciones, así como las  asociaciones, empresas, etc. En tanto están formadas por personas, también pueden ser emisoras de mensajes. No existen texto espontáneos, siempre hay un emisor detrás y eso implica subjetividad, punto de vista, ideología. Aún en el caso de la prensa, que pretende ser “objetiva”, hay un lugar ideológico desde donde se informa. Por tal motivo, lo peor que una persona puede hacer es creer lisa y llanamente lo que dice la TV o los medios de comunicación. Para cualquier tipo de texto es obligada la pregunta ¿De dónde viene esto? ¿Quién es el emisor? ¿Cuál es su intencionalidad?

RECEPTOR: es el que recibe el mensaje. Valen las mismas consideraciones que para el emisor: únicamente pueden serlo las personas, agrupaciones de personas o animales muy inteligentes.

Diferencia entre receptor y destinatario: son términos parecidos pero que significan cosas distintas. Receptor es quien recibe un mensaje, sea para él o no; en cambio el destinatario es aquel para quien fue pensado el mensaje. Si yo escribí una carta a Pedro, este será el destinatario, pero si en el camino se pierde y la encuentra Luis, este será solamente receptor.
La noción de destinatario es importante ya que muchos textos se escriben pensando de antemano en quien los va a leer, entonces decimos que esos textos tiene un destinatario concret5o. Ej: las propagandas de Coca Cola están hechas de modos tal que les guste a los jóvenes, ellos son el destinatario de ese mensaje; un aviso de pañales para bebés tendrá como destinatarios a las mamás; un discurso de fin de año a los alumnos que egresan, etc. Todo texto construye su propio destinatario.

MENSAJE: es lo que el emisor transmite al receptor. Tiene una extensión variable: desde un simple saludo hasta una novela de 200 páginas. Puede ser oral, escrito, mediante gestos o señas. Eso sí, si el receptor no comprendió lo que se le quiso transmitir, el mensaje no existe. No se consumó.

REFERENTE: Es el tema, aquello de lo que se habla en el mensaje (digamos que el mensaje podría ser la botella y el referente su contenido). Si el mensaje es simple, el referente se encuentra fácilmente; si es complejo, como es el caso de una novela, puede haber más de uno. La pregunta clave para identificarle es ¿de qué se habla acá? Y la respuesta se expresa mediante una frase sustantiva: la célula, el horario de clases, el descenso de Banfield, el amor, etc. No hay mensaje sin referente, siempre que nos comunicamos hablamos de algo.

CÓDIGO: es el sistema de signos mediante el cual armamos un mensaje. Incluye un conjunto de signos y las reglas que indican cómo combinar esos signos. Hay códigos simples, como el semáforo, que consta de tres signos (rojo, amarillo y verde) y reglas muy simples que indican que luces pueden aparecer prendidas al mismo tiempo (rojo y amarillo o verde y amarillo) y cuáles no (rojo y verde). Los códigos lingüísticos (en base a palabras) son los más importantes ya que permiten construir los mensajes más complejos. Todos los idiomas son códigos lingüísticos. En este caso el conjunto de signos son todas las palabras contenidas en el diccionario y las reglas constituyen la gramática de dicha lengua.
Los códigos se dividen el lingüísticos  (lengua oral y lengua escrita) y no lingüísticos (gesto señas, dibujos, sonidos, luces, colores, etc.).

CANAL: es el medio físico que permite que el mensaje llegue del emisor al receptor. Está determinado por el código que usamos. Los mensaje sonoros (la lengua oral, por ejemplo) tienen como canal el aire, ya que el sonido se propaga en la atmósfera; los mensajes escritos (lengua escrita o dibujo) pueden tenar como canal un papel, un pizarrón, una pared o cualquier superficie sobre la cual se puedan “apoyar” esos signos; los gestos y las señas tienen como canal el cuerpo humano. Sin canal no hay mensaje.
El concepto de canal se puede complejizar. En una conversación entre dos personas podemos decir que es el aire o bien armar la siguiente cadena: aparato fonador – aire - aparato receptor (boca – aire – oído). Los mensajes escritos poseen los canales más complejos. Un artículo escrito por un periodista debe recorrer un largo camino para llegar hasta el lector: periodista – corrector – diagramador- imprenta – distribuidora – puesto de diario – lector.
Los medios masivos de comunicación son un fenómeno que tiene que ver con la evolución del canal a lo largo de los siglos: el diario, la radio, la Tv, Internet nos permiten acceder a la información de manera rápida. El problema una vez más es ¿Cómo se procesa esa información? ¿Qué intereses políticos o económicos hay detrás de un Multimedio? ¿A quién beneficia la difusión exhaustiva de determinado tema en detrimento de otro? Son preguntas obligadas que un buen receptor debe hacerse.


RETORNO: es la posibilidad que tiene el receptor de responderle al emisor, invirtiendo ambos roles. Sin retorno no comunicación, pues éste es quien cierra el circuito.

FALLAS EN LA COMUNICACIÓN.
El esquema de Jackobson preveía varias posibilidades en las cuales la comunicación no llegaba a realizarse debido a fallas o “ruidos” que se detectaban en los distintos componentes.
En el emisor: afónico, tartamudo, letra ilegible.
En el receptor: corto de vista, sordo, analfabeto.
En el referente: tema desconocido o muy complejo.
En el código: no compartido por emisor y receptor, ambigüo o muy complejo.
En el canal: ruido ambiente, interferencias (en la línea telefónica, por ej.), papel deteriorado.

Jackobson no tomó en cuenta que las comunicación también puede fallar debido a factores que tienen que ver con la condición humana del emisor y el receptor: pueden estar tristes, cansados, sentir antipatía mutua o indiferencia. Por este motivo Catherine Kebrat-Orecchioni diseñará una versión ampliada del circuito contemplando esos y otros factores.


Otros blogs de Horacio Piñeiro:
http://poesiahoracio.blogspot.com.ar  (obra poética)
http://cafebeatle-horacio.blogspot.com.ar (análisis de las letras de los Beatles)
http://losfantasmasdelgasometro.blogspot.com.ar (novela sobre el Viejo Gasómetro)
http://comentandoasabina.blogspot.com.ar (análilsis discográfico y poético de Joaquín Sabina)

6 comentarios:

  1. ejemplos porque eso nio me vale de nada esper q entienda esta pagin a q borreeeeeeeeeeeeeeeennnnnnn
    jajajajajajajajajajjajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajja
    xdxdxdxdxdxdxdxdxdxdxdxdx
    yoloooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  2. cual es la diferencia entre información y significante?

    ResponderEliminar